¿Cuánto se tarda en lograr un cambio duradero?

Para los comprometidos con desarrollar su potencial y tener un impacto positivo en el mundo

¿Cuánto se tarda en lograr un cambio duradero?

El cambio es inevitable

Nos han dicho que cambiar está mal. Que tenemos que aceptarnos tal y como somos. Y sí, tenemos que aceptarnos. Pero porque la aceptación es el primer paso para la superación. Ya que si no aceptas lo que eres ahora, difícilmente podrás ser más de lo que eres ahora.

Sin embargo, la aceptación no significa resignación. Ni siquiera conformismo. La vida es cambio, crecimiento y evolución. Lo único que no cambia es que todo cambia. Tú no eres el mismo que hace un año, ni siquiera que hace un día. Así que…

Dirige tu cambio

No podemos renunciar al cambio, sólo podemos dotarle de una dirección. ¿Cuál? Eso lo tendrás que decidir tú. Y creo firmemente que esa decisión te define más que lo que eres ahora. Porque, como dice Mario Luna, nada de lo que no hayas elegido te define. ¿Qué dice más de ti, lo que tus circunstancias externas han impuesto que seas o lo que quieres ser y lo que estás dispuesto a hacer para conseguirlo? En mi opinión, lo segundo.

Creo que nuestra mejor versión debería ser siempre un ideal, una dirección hacia la que avanzar cada día, pero nunca una meta.

El momento de la transformación

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando sientes que no avanzas o que lo haces tan lentamente que no notas los resultados? O peor aún, ¿cuándo te das cuenta de que estás recorriendo el camino equivocado? Llegas a un punto muerto en tu vida, en el que te mantienes hasta que un buen día tocas fondo o llegas a un punto de inflexión. Tu mente lo tiene claro. Tú lo tienes claro. ¡Basta! Es el momento de cambiar.

No obstante, seguro que muchas veces has tenido esta epifanía. Crees que has tomado la decisión de cambiar, pero al final resulta que no era más que una intención. Y es que una decisión sin acción no es más que una intención. Cuando tomas una decisión, debes demostrarle a tu mente subconsciente que vas en serio. Y sólo puedes hacerlo mediante acciones. Pues las acciones son las llaves que abren los cofres de las intenciones.

Una transformación ocurre cuando cambias la mayoría de tus hábitos de pensamiento y de comportamiento. Ahora bien, ¿Cuánto tiempo tiene que pasar desde que tomas verdaderamente la decisión de transformar cualquier aspecto de tu vida hasta que se produce dicha transformación? O sea:

¿Cuánto se tarda en lograr una transformación?

En Controle su destino, de Tonny Robbins, encontré la respuesta: Una transformación puede producirse tanto en 10 años como en una semana. Obviamente, la afirmación es exagerada, pero es para que captes la idea. Todo depende de lo comprometido que estés con tu decisión y con lo que estés dispuesto a hacer para lograr esa transformación. Con esto lo que quiero decir es que alguien puede hacer más cosas por transformar un área de su vida en una semana que otra en un año.

Por ejemplo, pongamos que quieres aprender un idioma. Está claro que el tiempo que tardes será inversamente proporcional al tiempo que le dediques. Si le dedicas 5 minutos diarios, tardarás varios años. Pero, ¿qué ocurrirá si además de estudiar varias horas todos los días empiezas a consumir todo el contenido en ese idioma y te mudas a ese país? Quizá en un par de meses ya lo domines.

Imagina que quieres mejorar tus habilidades sociales. Puedes acudir a un evento social una o dos veces al mes y tratar de entablar conversaciones con personas con las que tengas algo en común. O puedes apuntarte a un montón de sitios y actividades, acudir varias veces a la semana a eventos sociales de cualquier tipo, hablar con todo el mundo, empezar conversaciones con desconocidos… ¿Ves por dónde voy?

Como has visto, transformar una determinada área de tu vida te puede llevar años o unas semanas. Si tu deseo de cambiar radicalmente ese área de tu vida es débil (“debería cambiar”), seguramente te lleve mucho tiempo. Sin embargo, si realmente estás dispuesto a hacer lo que haga falta para lograr esa transformación (“no puedo seguir así, necesito cambiar”), te sorprenderá lo rápido que empiezas a notar los cambios. Así, la pregunta de cuánto se tarda en lograr una transformación se responde con otra pregunta:

¿Cuánto tiempo estás dispuesto a tardar?

Imagina el cambio duradero que quieres conseguir como una gran pared, y las acciones que necesitas tomar para lograrlo como los ladrillos para construirla. Es de lógica que cuantos más ladrillos pongas al día, antes tendrás la pared.

Sin embargo, esta analogía no es del todo acertada. Ya que las acciones que debes tomar no son lineales, sino exponenciales. Es como si conforme fueses alzando la pared, los ladrillos fuesen cada vez más pesados y tú te volvieses cada vez más fuerte.

Para que termines de entenderlo. Tú quieres llegar del punto A al punto B. Pongamos que están separados 1000 km. La pregunta cuánto tardaré en llegar se responde con otra pregunta: ¿Cuántos kilómetros estás dispuesto a recorrer cada día? Si hay muchos días que no avanzas y los que sí, sólo recorres uno o dos kilómetros, no te vas a cansar, pero vas a tardar en llegar a tu destino. Si avanzas un poco todos los días te cansarás un poco más, pero llegarás bastante antes. Pero si cada día avanzas hasta que ya no puedes más, acabarás hecho polvo, pero también muy satisfecho y mucho más cerca de tu meta.

Así, si sigues estos pasos lo tendrás todo para lograr una transformación en poco tiempo.

Pasos para lograr una rápida transformación

1.Consigue apalancamiento

Para ello, debes hacerte con el control de las principales fuerzas que nos mueven: el placer y el dolor.

En última instancia, el tiempo que tardes e transformar un área de tu vida (y que lo consigas) dependerá del grado de placer que asocies al cambio y del grado de dolor que asocies a quedarte cómo estás. Si no consigues cambiar, es porque no lo deseas lo suficiente o porque no estás tan mal. Te aseguro que si ahora mismo pudieses presenciar tu propio entierro, o experimentar el grado de satisfacción que sentirías al lograr esa transformación, todas tus acciones irían destinadas a lograrla.

2.Ten un plan

No hace falta que elabores un plan maestro. Tu plan debe ser simple y debe responder a estas preguntas:

  1. ¿Qué hábitos necesitas desarrollar para lograr esa transformación?
  2. ¿Qué acciones debes tomar para desarrollarlos?

Céntrate en el 20% de los hábitos que te den el 80% de los resultados. Una vez hayas respondido a estas preguntas, lánzate a la acción y mejora tu plan sobre la marcha.

3.Encuentra la forma de medir tu progreso

¿Cómo sabes si estás avanzando rápido o lento si no mides tu progreso? Anota todas las acciones que lleves a cabo y los resultados que vayas obteniendo, por ejemplo, usando un diario. Podrás utilizar esta información para mejorar tu plan. Te recomiendo cuantificarla de alguna manera.

4.Ponte deadlines

Ponte objetivos concretos y fechas límites exigentes pero realistas para alcanzarlos. Así pones la Ley de Parkinson a trabajar a tu favor y no te quedará otra que cumplir con el paso 4.

5.Toma toneladas de acción masiva

No puedes llenar una piscina sin echar agua. No puedes conseguir una transformación sin tomar toneladas de acción. Por supuesto, no vale tomar acción de cualquier tipo, debes llevar a cabo las acciones que forman parte de tu plan para lograr la transformación que deseas.

Puesto que, si quieres obtener resultados diferentes, tendrás que hacer cosas diferentes y salir de tu zona de confort. Y si los quieres obtener más rápido, tendrás que hacer más cosas diferentes y salir más de tu zona de confort.

Dando por hecho lo anterior, el tiempo que tardes en lograr esa transformación dependerá de la densidad de acción que tomes. Es decir, de la cantidad y calidad de acciones que lleves a cabo en un espacio de tiempo determinado. ¿Qué densidad de acción estás dispuesto a tomar?

¿Y tú? ¿Quieres transformar algún área de tu vida? ¿Cuánto estás dispuesto a tardar?

 

Tu opinión me importa, ¡no te vayas de aquí sin dejar un comentario!