Ep 7: FULMINA EL MIEDO AL RECHAZO (Superación Personal)

Para los comprometidos con desarrollar su potencial y tener un impacto positivo en el mundo

Ep 7: FULMINA EL MIEDO AL RECHAZO (Superación Personal)

f¿Te cuesta pedirle un aumento a tu jefe, hablar en público, presentarte a una entrevista de trabajo o llevar la iniciativa en ciertos entornos? ¿Te supone un mundo hablar o invitar a una cita a esa persona que tanto te atrae? Descubre los orígenes de nuestro miedo al rechazo y como superarlo de una vez por todas.

Fulmina el miedo al rechazo

Hace cientos de miles de años, un rechazo significaba poco menos que la muerte.  Más aún si era por parte de alguien que ocupaba un puesto superior a ti en la jerarquía superior en la tribu. Piénsalo, si se trataba de tu tribu, lo tenías crudo. Te quedabas solo en medio de la sabana africana, rezando para que ningún animal hambriento pasara por tu lado. Si por el contrario se trataba de alguien de fuera de tu tribu, con suerte te llevabas una buena tunda.

¿Entiendes ahora por qué te cuesta tanto pedirle un aumento a tu jefe, hablar en público, presentarte a una entrevista de trabajo o llevar la iniciativa en ciertos entornos? ¿Comprendes ahora por qué te supone un mundo hablar o invitar a una cita a esa persona que tanto te atrae?

Pero déjame romperte los esquemas. Cuando pides algo o buscas algo de otra persona, te expones a que te rechazen. Pero cuando ofreces algo, no te pueden rechazar. En todo caso pueden rechazar lo que estás ofreciendo.

El miedo al rechazo sólo surge cuando buscas algo de los demás, cuando vas con la copa vacía y necesitas que otros te la llenen. Entonces tu inconsciente interpreta que no obtenerlo puede tener un impacto fatal sobre tu vida.

Cuando vas a recibir, puede que no lo logres. No está en tu área de influencia. Pero cuando vas a dar, tú tienes el control, y el miedo desaparece.

Visto de esta manera, el rechazo no existe. ¿Acaso cuando un vendedor ofrece un producto y no le compran se siente rechazado? No, porque no se toma el rechazo como algo personal. Entiende que a esa persona no tiene por qué interesarle su producto y no se identifica con él.

De la misma manera, cuando tú ofreces un servicio, sea del tipo que sea, y alguien lo rechaza, en realidad no te está rechazando a ti, sino al servicio que estás ofreciendo. Quizá no le interese en este momento. Puede que esa persona no esté preparada para lo que tienes que ofrecerle. Da igual. No es asunto tuyo. El servicio que estás ofreciendo es único y no tiene por qué gustar a todo el mundo. Con que te guste a ti, es suficiente. Si tu servicio es bueno, siempre tendrás clientes. Pero tendrás que ir a buscarlos.

Cambia el chip. No vas a recibir, vas a ofrecer. A partir de ahora, no vas a pedirle un aumento a tu jefe, vas a darle la oportunidad de recompensarte por tu trabajo. No vas a buscar que otras personas te sigan, vas a ofrecerles la oportunidad de de acompañarte. En lugar de buscar validación de tu público, vas a ofrecerle la oportunidad de aprender de tus palabras. En vez de pedirle salir a la persona que te gusta, vas a ofrecerle la oportunidad de conocerte. No vas a pedir que aceptan tu propuesta, vas a darles la oportunidad de escucharla.

Haz que borden esta frase en todas tus camisetas: cuando ofreces algo, no importa si lo aceptan o no. Céntate en lo que está bajo tu control: ofrecer el mejor servicio posible. Y olvídate del resultado, que no depende de ti.

Si rechazan tu servicio, no te lo tomes como algo personal. Deja de perder el tiempo y ve a ofrecérselo a otra persona o grupo ¿Acaso no hace eso un vendedor? Que un cliente no le compre no significa que su producto sea malo, sino que a esa persona concreta, en ese preciso momento, no le interesa. Por eso, no duda en buscar a quien sí le pueda interesar. Haz tú lo mismo.

De lo contrario, estarías siendo injusto tanto contigo mismo como con los demás. Tú te estarías perdiendo tu parte y le estarías privando a tus clientes potenciales de conocer o probar tu servicio. Siempre será mejor que rechacen tu servicio a que te quedes sin ofrecerlo.

Y no importa de qué tipo de servicios hablemos. Puede tratarse de un rato de tu tiempo, un poco de tu atención, una propuesta, una conversación, una oportunidad. Da igual. Es algo que tú estás ofreciendo. El no ya lo tienes. Por ti que no quede.

 

Descargar

Música:

Intro: “New Theme 2”: http://audionautix.com

Final: “GREY SNOW” by Josh Woodward. Free download: https://www.joshwoodward.com

 

 

Tu opinión me importa, ¡no te vayas de aquí sin dejar un comentario!