El sesgo de negatividad

El sesgo de negatividad

¿Qué es?

El sesgo de negatividad hace referencia a la tendencia a centrar nuestra atención en los aspectos más negativos de la realidad. También nos hace enfocarnos más en las amenazas que en las oportunidades.

La televisión y las redes sociales se aprovechan de este sesgo bombardeándonos continuamente con noticias negativas ¿A qué noticia vas a prestar más atención, a la de que un millonario ha donado varios millones a una ONG, o a la de que se ha producido un atentado terrorista?

¿Por qué lo tenemos?

Por razones evolutivas. Posiblemente gracias a este sesgo nuestros antepasados sobrevivieron y dejaron descendencia. En el paleolítico, ignorar cualquier señal de peligro podía significar la muerte. Sin embargo, las consecuencias de dejar pasar una oportunidad eran mucho menores. Por eso, aunque hoy en día haya muchas más oportunidades que amenazas, estamos programados a prestar mayor atención a estas últimas.

¿Tiene alguna función en la actualidad?

Por supuesto. Aunque hoy en día sólo cumpla su función cuando nos vemos involucrados en situaciones de peligro real, literalmente puede salvarnos el culo. Pero estas situaciones son muy escasas.

En la actualidad, no corremos el peligro de que haya un tigre de dientes de sable suelto por el parque. Tampoco de que nos pille un mamut por sopresa. Sin embargo, nuestra mente inconsciente piensa que todavía vivimos en el paleolítico. Por lo que está programada para vivir en un entorno hostil, en el que haya más amenazas que oportunidades. Por eso, en la mayoría de los casos del día a día, ese sesgo resulta desadaptativo.

¿Cómo nos afecta?

Ponte en la siguiente situación: has hecho 4 exámenes. En 3 de ellos has sacado muy buena nota, pero el último lo has suspendido. ¿Cuál va a ocupar un lugar más relevante en tu mente? A menos que estés acostumbrado a suspender, el último.

Así, nuestro sesgo de negatividad nos hace ver más grandes nuestros defectos y más pequeñas nuestras virtudes. Nos hace prestar más atención a lo que hacemos mal que a lo que hacemos bien. También es la causa de que nos tomemos mas enserio las críticas que los elogios. En muchos casos, todo esto desemboca en una baja autoestima.

Por otro lado, al hacer que nos centremos en todo lo malo que ocurre, puede generarnos emociones desagradables, como la tristeza, la desgana o la culpa. En otras palabras, hace que lo veamos todo negro.

Por no hablar ya de todas las oportunidades que nos perdemos por centrarnos sólo en las posibles amenazas.

Sabiendo ya en qué consiste el sesgo de negatividad, por qué lo tenemos y cómo nos afecta, la siguiente pregunta será…

¿Qué podemos hacer para contrarrestarlo?

Al igual que para contrarrestar nuestro sesgo pesimista, que está muy relacionado con éste, la solución a largo plazo y que ataca su causa será cambiar nuestro foco. Es decir, prestar conscientemente más atención a las cosas positivas que a las negativas. A lo que hacemos bien, más de a lo que hacemos mal. A las oportunidades, más que a las amenazas. No hace falta seguir. Para conseguirlo, te recomiendo que incluyas estas u otras preguntas parecidas en tu diálogo interno:

  • ¿Qué puedo aprender de esto?
  • ¿Es realmente esto tan malo como parece?
  • ¿Cuál es la parte positiva de todo esto?
  • ¿Qué oportunidades me estoy perdiendo por centrarme sólo en las amenazas?
  • ¿Qué cosas buenas me han pasado hoy?
  • ¿De qué me puedo siento orgulloso?
  • ¿Qué cosas he hecho bien?

Cuanto más te hagas estas preguntas, más fácil te resultará cambiar tu foco. Puede parecer muy sencillo, pero requiere realizar un esfuerzo consciente hasta que se convierta en un hábito y pase a formar parte de nuestro diálogo interno habitual.

No obstante, en vez de tratar de contrarrestar este sesgo, se puede explotar. Pero ésto se merece un artículo aparte. Si quieres saber cómo podemos gestionar nuestra negatividad para que nos potencie, déjamelo en los comentarios. En varios artículos dejo varias pistas. ¿Serás capaz de encontrarlas?

Tu opinión me importa, ¡no te vayas de aquí sin dejar un comentario!