Dirige tu vida

Para los comprometidos con desarrollar su potencial y tener un impacto positivo en el mundo

Dirige tu vida

DIRIGE TU VIDA – Pau Navarro 

Ver libro en Amazon

En este mega-resumen de Dirige tu vida, de Pau Navarro, creador del conocido blog Habilidad social, descubrirás las habilidades sociales y emocionales que te permitirán elevar tu relación con los demás y contigo mismo a niveles que ahora mismo no te puedes imaginar.

Aprenderás, entre otras muchas cosas, a desarrollar una confianza a prueba de balas, a convertirte en una persona carismática con la que todo el mundo quiere estar y a crear conexión emocional con todo aquel que se te cruce en tu camino.

Confianza

Confiar significa creer que tenemos los recursos necesarios para hacer frente a las adversidades de la vida. La gente que confía en sí misma corre riesgos y no se acobarda ante la incertidumbre. He escrito un artículo dedicado únicamente a cómo aumentar tu confianza, si te interesa el tema, te recomiendo echarle un vistazo.

Sin embargo, esperar a sentirse confiado para actuar es el camino hacia el fracaso. No es la confianza la que precede a la acción, sino es la acción la que precede a la confianza. Pues no vamos a sentirnos confiados haciendo algo que no hemos hecho nunca antes. He aquí la clave:

No necesitas sentir nada para hacer algo. Tus actos pueden ser independientes de tus emociones. Asume que nunca te sentirás preparado antes de enfrentarte a un reto.

La exusa que nos ponemos siempre para no actuar es que nos falta motivación. Pero el problema no es que no te sientas motivado, sino que crees que tienes que sentirte motivado. ¿Quién dice que debas esperar a tener ganas de hacer algo para hacerlo? Eres capaz de no sentir ninguna motivación y actuar igualmente.

Autoestima

Nuestra autoestima es la evaluación emocional que hacemos de nuestro propio valor.

Tenemos que aceptar que no siempre nos sentiremos bien con nosotros mismos y aprovechar esas emociones para hacer cosas que nos hagan sentirnos más valiosos, tomar riesgos y buscar nuevas experiencias. Recordar éxitos pasados encontrando en ellos las cualidades que te permitieron alcanzarlos es una gran forma de elevar tu autoestima.

Tus valores

Este es de los pocos libros de desarrollo personal que te desaconseja marcarte objetivos. Uno de los argumentos que te da es que, cuando te marcas objetivos, te olvidas del proceso, cosa que no ocurre con tus valores. Aunque discrepo bastante con este punto, creo que definir tus valores es de las mejores cosas que puedes hacer (aquí puedes ver los míos).

Tus valores no son algo que debas alcanzar, sino algo que debes vivir. Conocer tus valores te ayuda a ser congruente contigo mismo, mostrándote la guía para saber cómo comportarte en cada momento. Además, tus valores te permites centrarte en el proceso, en lugar de en el resultado.

Definir tus valores te permitirá no convertirte en un esclavo de tus objetivos, no frustrarte cuando no los consigas y tener una hoja de ruta para saber cómo actuar en cada momento. Pero si tampoco te machaques si a veces tu comportamiento no está alineado con ellos. Preocúpate únicamente por ser congruente con ellos en el presente.

Ejercicio: Define 10 valores provisionales y comprométete a ser congruente con ellos en el presente.

El miedo 

Por culpa de nuestro sesgo de negatividad, estamos programados para interpretar la mayoría de los desafíos a los que nos enfrentamos como amenazas y sentir que sus consecuencias serán catastróficas.

Puedes cabrearte por ello o aceptarlo estoicamente y elegir cómo respondes a esas emociones que nacen de tu inconsciente.

Miedo al fracaso

Nunca podrás saber si lo que te ha sucedido es bueno o malo, por lo que no puedes juzgar los fracasos como tales. Necesitas verlo en perspectiva. Quizás eso que ahora llamas fracaso se acaba convirtiendo en los cimientos de tu éxito.

Nos identificamos tanto con nuestras emociones negativas que somos incapaces de ver que el dolor de fracasar no va a durar para siempre, así que intentamos evitarlo a toda costa. Exageramos lo que vamos a sufrir si las cosas salen mal.

Ejercicio: Ponte en la piel de tu yo del futuro y escríbete una carta contándote cómo te van las cosas, qué ha cambiado en tu vida y a qué retos te has enfrentado. Así lograrás desvincularte de tus emociones y circunstancias actuales y podrás ver tu vida con mayor perspectiva.

Miedo al rechazo

Es imposible no sentir miedo frente a la posibilidad de que nos rechacen, porque es un mecanismo biológico diseñado para sobrevivir y proteger nuestra identidad.

El problema es que nos tomamos los rechazos como algo personal, cuando la realidad es que siempre tiene que ver con la otra u otras personas. Al fin y al cabo, son ellas las que te están rechazando.

Cuando te rechazen, pregunta “por qué”, te darás cuenta de que siempre tiene que ver con los gustos, creencias o circunstancias de esa persona.

En este audioartículo te doy las claves y el marco mental para que fulmines el miedo al rechazo de una vez por todas.

Cómo vencer tus miedos

Estrategia 1: Racionalízalos

Si llevas tus miedos a un plano racional, perderán su poder emocional. Cuando te invada un miedo, hazte estas tres preguntas:

  • ¿Qué posibilidades hay de que esto vaya a ocurrir?
  • Si lo que temo finalmente ocurriese, ¿cómo estaría dentro de un año? ¿y dentro de 5 años?
  • ¿Qué ha pasado en realidad cuando he sentido esto antes?

Intenta responder a cada una de ellas de la forma más racional posible, buscando ejemplos de situaciones anteriores similares.

Estrategia 2: Acéptalos y reconócelos

Aceptar nuestros miedos implica no tratar de acabar con ellos ni de bloquear los pensamientos que los sustentan. Es decir, desidentificarnos y desvincularnos de nuestros miedos.

Pero eso no significa dejarnos llevar por ellos. Recuerda que nuestros actos son independientes de nuestros pensamientos y sentimientos. ¿Acaso no te levantas cuando suena el despertador el lunes por la mañana, a pesar de que no tienes ganas y tu mente trata de convencerte de que te vuelvas a dormir? Puedes hacer lo mismo con tus miedos.

Para disminuir su efecto, reconoce tus miedos y las sensaciones que te provocan. Si quieres que pierdan más poder, empieza a tratarlos como amigos pesados y ponles una forma y un mote.

Confianza instantánea

  • Recuerda tus valores:Cada vez que tengas que enfrentarte a un reto, piensa en tus valores: elige el que más útil te sea en esa situación y durante un momento recuerda por qué es importante para ti.
  • Usa poses de poder:Adopta poses que expandan tu cuerpo y que te hagan sentir poderoso.
  • Cambia tus interpretaciones:Deja de verlo como miedo o ansiedad y empieza a verlo como entusiasmo o excitación.
  • Usa la técnica de la máscara:Créate un alter ego, un personaje que te permita salir de tu realidad para que puedas hacer y decir cosas que habitualmente no harías. Métete en el papel y actúa como si fueras ese personaje.
  • Trátate como a un amigo:Pregúntate qué le dirías a un amigo que estuviera pasandio por tu situación para empezar a perdonarte por tus errores y tratarte com más amabilidad.

Carisma

El camino a la acción

Comprender el camino de la acción, el proceso por el cual nuestra mente decide cómo actuar cuando recibe una información del exterior, es fundamental para mejorar nuestra comunicación.

  1. Recibimos una información
  2. Construimos una historia o pensamiento según nuestras necesidades
  3. Esa historia nos provoca una emoción
  4. Actuamos en función de esa emoción.

Aunque ya has aprendido que podemos intervenir en él, la mayoría de las veces rige nuestro comportamiento.

La clave es no confundir la información objetiva que se transmite con la historia o interpretación que hace la otra persona, que depende de sus necesidades. Las necesidades humanas pueden resumirse en 7:

  • Vitales
  • Libertad
  • Seguridad
  • Identidad
  • Aprecio
  • Comprensión
  • Diversión

Cómo expresarse asertivamente

La asertividad es una forma de comunicación a medio camino entre la agresividad y la pasividad. Implica dejar de juzgar, hacerte responsable de tus emociones y defender tus derechos, y opiniones. Es una forma de comunicación empática y eficaz que respeta a los demás mientras respeta tus propias necesidades.

La clave para comunicarte de forma asertiva es lograr que tus interlocutores sigan el mismo camino a la acción que tu has recorrido. Para ello:

  1. Describe los hechos sin juzgarlos.

Todo el mundo piensa que tiene motivos válidos para actuar de una determinada manera en cada situación. Planteando primero los hechos de manera objetiva evitas que la gente se sienta juzgada. Puedes usar afirmaciones empáticas (reconocen la situación por la que tu interlocutor pueda estar pasando) tras exponer los hechos.

  1. Explica tu historia

Explica las conclusiones a las que has llegado a partir de los hechos, o sea, tu interpretación de los mismos.

  1. Muestra tus emociones
  2. Revela tus necesidades

Dan sentido a tus historias y sentimientos, por lo que la forma más natural de expresarlas es usando la palabra porque detrás de cualquiera de ellos.

  1. Haz tu petición

Aunque parezca mentira, la mejor forma de conseguir algo de alguien es pedírselo. Identifica el comportamiento que satisfaría tu necesidad y explícalselo con detalle a tu interlocutor. Sé positivo y específico cuando lo hagas y pregunta en lugar de exigir.

Las claves de la comunicación magnética

Rellenar los huecos de información 

Se trata de darle a tu interlocutor toda la información necesaria para que no tenga que completarla con su intuición. Para hacerlo, tu mensaje necesita:

  • Un qué: Tu deseo o petición
  • Un porqué: Tu motivo
  • Un para qué(no siempre es necesario): Tu objetivo

Las leyes de la persuasión

Las más importantes son la reprocidad (tendemos a corresponder lo que los demás hacen y sienten por nosotros) y el agrado (estamos más predispuestos a aceptar las peticiones de la gente que apreciamos).

Dales lo que necesitan

  • Necesidad de libertad: Haz peticiones en lugar de exigencias y deja claro a los demás que tienen libertad para elegir.
  • Necesidad de seguridad: Elimina la incertidumbre rellenando los huecos de información y aportando más detalles.
  • Necesidad de identidad: Asume que los demás tienen los atributos positivos que deseas que adopten, o pregunta si se identifican con ese atributo para que te lo confirmen. Así lograrás que se comporten de acuerdo con ese nuevo elemento de su personalidad.
  • Necesidad de aprecio: Haz cumplidos genuinos y específicos y pide favores y consejos.
  • Necesidad de comprensión: Interésate por los demás y hazles sentit comprendidos y escuchados.
  • Necesidad de diversión: Elimina el filtro que pones entre lo que piensas y lo que dices para ser más divertido. Para aprovechar el poder del humor, busca relaciones inesperadas, utiliza el doble sentido, ríete de ti mismo, exagera desproporcionadamente y usa metáforas.

Conversaciones adictivas

Cómo empezar conversaciones

  • Envía señales sociales: Muestra una actitud abierta y social. Sonréir es la más importante.
  • Rellena los huecos de información: Empieza conversaciones dejando claro el qué, el porquéy el para qué.
  • Haz evidente lo que os une: Comenta o pregunta sobre la situación que tú y la otra persona compartís.
  • Aprovecha la etiqueta: Presupón que la otra persona es extrovertida, sociable o abierta para que se predisponga a comportarse así contigo.
  • Reconoce lo excepcional: Si algo no es normal, no actúes como si lo fuera. Anticípate a la objección de los demás y les quitarás la última de las razones para negarse a hacer algo.
  • No ocultes tus nervios: Muestra cómo te sientes para crear conexión.
  • Proporciona una salida en forma de limitación temporal.
  • Da tu nombre al principio de la conversación para dejar de ser un desconocido.

Cómo mantener conversaciones 

  • Desactiva tu censura: Di lo que piensas, no pienses si algo es apropiado antes de decirlo.
  • Hazles sentir bien: Saca temas de conversación que tengan altas probabilidades de ser asociados a sensaciones positivas, como hobbies, viajes, fiestas o motivos de mucha alegría.
  • Busca puntos en común: Utiliza temas por los que puedas vincluarte fácilmente con los demás. Una vez que encuentres puntos en común, dirige la conversación hacia allí.
  • Interésate por tu interlocutor: Hazle preguntas abiertas sobre él.
  • Contesta, aunque no te pregunten: Cuando hagas una pregunta y te respondan, ábrete tú y respóndela tú también.
  • Pregunta por los huecos de información: Pregunta por sus porqués y para qués.
  • Preséntate cuanto antes y repite su nombre durante la interacción.
  • Cuenta historias siempre que puedas.

Conexión

Genera cercanía

La proximidad y la similitud son fundamentales para aumentar tu conexión con los demás.

Si quieres fortalecer una relación, intenta mantener un contacto regular. Durante esas interaccines busca y destaca lo que os une y centra tus conversaciones en ello. Ya que, cuanto más nos parezcamos a otra persona, mayor conexión emocional sentiremos con ella.

Multiplica tu empatía

  • Vive el presente: Cuando hables o estés con alguien, céntrate tu atención en él y evita juzgar.
  • Deduce sus motivos: Comprende que toda persona cree tener motivos válidos para hacer lo que hace o pensar como piensa. Pregúntate por las necesidades, pensamientos y sentimientos que se esconden detrás de sus palabras o actos. No juzgues sus actos, empatiza con sus motivos. Pregúntate ¿por qué? cada vez que tengas la tentación de juzgar a alguien por sus actos o palabras y trata de satisfacer sus necesiadades.

Las 3 escuchas:

  1. Callar: Especialmente en los momentos de tensión. Cuando quieras calmar a alguien, deja que hable.
  2. Repetir: Menciona cosas que tu interlocutor te haya dicho durante esa conversación u otras anteriores.
  3. Traducir: No respondas a lo que te dicen sus palabras, sino a lo que te gritan sus emociones.

Preguntas poderosas 

  • Son abiertas: Da libertad a tu interlocutor para profundizar en sus pensamientos y sentimientos y generalmente empiezan por Qué, Cómo,Por qué o Para qué.
  • Desprecian los límites: Plantea hipótesis utilizando el condicional. Ej: Si pudieses elegir un superpoder, ¿Cuál elegirías?
  • Plantean las consecuencias: Si alguien está bloqueado por sus emociones, pregunta qúe cree que pasaría si realmente decidiera no enfrentarse a ellas.
  • Clarifican pensamientos y sentimientos: Pregúntales por sus sentimientos, emociones y pensamientos.
  • Se pueden transformar en afirmaciones: Haz suposiciones o deja un espacio en blanco al final de la frase para que tu interlocutor lo complete.

Lenguaje no verbal

Interpretando el los microgestos faciales y el lenguaje corporal de otras personas podrás descifrar cómo se sienten. Mediante nuestro lenguaje corporal podemos dar señales de incomodidad o de comodidad.

  • Las señales de incomodidad son posturas de protección, como cruzar los brazos o piernas, y gestos de autoconsuelo, como acariciarse o tocarse la cara, frotarse partes del cuerpo o sujetarse un brazo con una mano. Cuando alguien no dirige su torso y pies hacia nosotros es porque en ese moemnto no somos el centro de su interés.
  • Las señales de comodidad suelen ser gestos de apertura, como sonréir, mostrar las palmas de las manos, ladear la cabeza o levantar las cejas, y sincronizar su lenguaje corporal con el nuestro.

El lenguaje de las emociones

Derriba tus murallas

  • Revela información emocional
  • Juega tus debilidades.

Comunicación emocional

  1. Usa la perspectiva subjetiva: Acostúmbrate a hablar desde ti, en primera persona. No hables de hechos, sino de cómo te afectan y te relacionas con ellos.
  2. Emplea verbos emocionales: Nadie podrá discutir jamás cómo te sientes. Si eres capaz de trasmitirlas con tus palabras, podrás contagiárselas a los demás.
  3. Da un sentido positivo: Acostúmbrate a usar emociones y adjetivos positivos para hacer sentir bien a los demás.
  4. Habla de temas emocionales: Relacionados con la familia, los amigos, el amor, las aficiones, los viajes, los valoresla infancia… También puedes preguntar a tu interlocutor qué emociones le despiertan ciertos temas.

Contacto físico

Lo asociamos a cercanía y genera una gran conexión emocional. Ten en cuenta los siguientes puntos:

  1. El lugar importa: Generalmente debe producirse en la zona que va desde la parte superior del brazo hasta el hombro. Cuanto más arriba y más tiempo se mantenga, más íntimo resultará.
  2. El momento también importa: Toca desde el principio o te parecerá muy forzado.
  3. No mires dónde tocas: Ha de parecer accidental, así que no pongas tu atención en él.

 

Hasta aquí mi resumen de Dirige tu vida. Largo, ¿verdad? Te animo a visitarlo siempre que lo necesites para repasarlo y poder aplicar sus enseñanzas en tu vida.

Si quieres comprar el libro, puedes hacerlo aquí

Si quieres mejorar tus relaciones sociales, te recomiendo echarle también un vistazo al resumen de El Libro del Networking , de Cipri Quintas.

¿Te ha gustado el resumen? ¿Te ha parecido útil? Si es así, no dudes en dejar un comentario y comparte este artículo para apoyar este proyecto. ¡Todo feedback es bienvenido!

 

Tu opinión me importa, ¡no te vayas de aquí sin dejar un comentario!